Luis M Vega

Demasiado sensible para ser veterinario, demasiado soñador para ser ingeniero, demasiado inconsistente para ser músico, demasiado literal para ser poeta.

Cuando era pequeño estaba siempre aburrido. Crecí aburriendo a los demás preguntando el porqué de todo. No estoy seguro de que quisiera ser científico, pero sabía que quería escribir. Acabé estudiando Psicología.

Ahora quiero reivindicar la Psicología como ciencia y escribir sobre ello.